martes, 30 de noviembre de 2010 | By: Vïana

30 de Noviembre~


Hoy ha sido un fantabuloso dia, como ayer :)
Como no se cuanto me durará esta felicidad, he decidido aprovecharla al máximo para ser optimixta (con X de mixta xD).

Este optimismo me ha llevado, una vez más, a cuestionarme de nuevo todos esos razonamientos que lleva uno escondidos en el subconsciente. Y es que, hace un poco, he estado hablando con una personita :)
Esta personita me hablaba sobre sus lamentaciones; ¿por qué demonios la vida era tan terriblemente injusta? ¿Por qué nada salía como nosotros queríamos?
A lo que yo le contesté que, por suerte o por desgracia, nada es como realmente nos gustaría que fuera.
Esta persona pareció satisfecha con esa respuesta, pero yo no lo estaba.
¿Realmente estamos condenados a seguir los patrones de vida que nos rige el destino? Porque es bien dicho que este está escrito y que todo lo que pasa, pasa porque tiene que pasar y ya está. Eso es muy cierto, pero... ¿sabes qué? Yo tengo tipex ;)
Por lo que esta respuesta tampoco me resultó del todo convincente.
Quizá sería porque, tanto como esta persona tanto como yo, estabamos haciendo algo mal. En fin, si las cosas no salen bien, será porque en algo nos estamos equivocando, ¿no? Esta razón la veo, por su parte, bastante buena porque, como se suele decir, de los errores se aprende. ¿Y qué seríamos nosotros sin esas grandísimas cagadas? Nada. Pero eso es lo que le quita la credibilidad a esta posibilidad, pues no es lógico que de cometer tantas veces el mismo error no aprendamos nada. Aunque esto último dependa un poco de la persona, sigue sin ser del todo coherente, por lo que tampoco me quede agusto con esto.
Al rato de seguir pensando en ello, se me ocurrió que, quizá en lo que nos estabamos equivocando es en que lo estabamos dando todo por hecho, es decir: actuamos de una manera u otra segun lo que vemos, pero ¿y si eso que vemos no es todo lo que hay? ¿y si hay otra realidad detrás de todo eso que tenemos en nuestras narices?
Si no somos capaces de ver esa línea que separa la realidad real de la ficticia, no podremos comprender con sentido completo la situación a la que estamos siendo sometidos, y si no es así, no podemos actuar de la manera adecuada, por lo que nuestro éxito comunicativo será mínimo, casi inexistente, si me cabe.
Y e ahi nuestro problema. ¿Como solucionarlo? Conociendo todos los detalles posibles que rodeen nuestra propia situación.

Con este ultimo razonamiento ya me quede un poco más satisfecha y ahora me voy a dormir con la satisfacción de haber desvelado otra nueva verdad que, probablemente, no lo sea por mucho tiempo, pues ¿es qué existe algo que sea verdaderamente verdad?
Bueno, esa pregunta la dejamos para otro día... xD


Noah**
Pdt:
Un día despejado y caluroso cuando la felicidad es completa, casi magica... lloverá a cantaros y parecerá que nunca se detendrá, ¡podría suceder! :D

0 comentarios:

Publicar un comentario