domingo, 21 de noviembre de 2010 | By: Vïana

Reflexiones~


''No es sólo cuestión de los hombres. También las mujeres solemos atemorizamos con la idea de compromiso. Hace poco una amiga cortó con su novio, literalmente, porque “todo anda demasiado bien y vamos a terminar sufriendo”. No nos decidimos (si no quiere un novio: déjelo y no tenga más), nos autoengañamos, porque cortamos pero al poco tiempo estamos enrollad@s otra vez. Y así vamos: dos meses aquí, tres allá, seis por otro lado, de manera que nunca estamos sol@s, pero tampoco llegamos nunca a estar verdaderamente con alguien.
Claro, asumir un compromiso es difícil, no todo es color de rosa. Pero más que dejar cundir el miedo y descartar la posibilidad de una pareja estable, esa dificultad plantea el reto de inventar nuevas formas de relacionarnos ¿tenemos la imaginación necesaria y el suficiente coraje para eso?''

0 comentarios:

Publicar un comentario