miércoles, 22 de agosto de 2012 | By: Vïana

22 de agosto~

No es un día muy diferente al de ayer.
De repente, el tiempo ha comenzado a pasar lento, tan lento que casi puedo verlo, tocarlo, sentirlo. No os equivoquéis, no es algo bueno.
No se si lo que siento es más confianza en mi misma, más fuerza, o simplemente que vuelvo a tener ganas de estar lejos, pero deseo con fervor que este mes que queda para irme a Salamanca pase rápido.
Lo único que de verdad echaré de menos van a ser esos ''Isa, te conozco''.
Esa frase es de esas pocas cosas que consiguen que frenes, que pares y vuelvas a poner los pies en el suelo. Te hacen en menos de un segundo romper el grueso cristal que habías creado separando tu mentira y la realidad. Es como una bocanada de aire fresco que te libera, aunque poco más tarde vuelvas a levantar el muro de la mentira.
Pero esa frase no vale escucharla de cualquier persona, no no; solo la que procede de una persona sincera y que lo dice de corazón puede provocar ese efecto. Cualquier otra puede sonarte repugnante, o incluso provocarte arcadas.
Denna se enamoró de Kvothe porque no era un hombre más que la aprisionara, que para estar feliz tenía que besarla por sorpresa, agarrarse a ella o buscarla y citarla cuando le apeteciera. Leer eso me sorprendió y me encantó. Denna desde luego es toda una ídola, aunque guarde tantos secretos que sea imposible conocerla del todo. Como lectora, espero poder conseguirlo próximamente. Tal vez no sea tan digna de alabanzas como ahora mismo creo, pero eso es parte del misterio, y es probablemente una de las partes del libro que más se asemeje a la realidad.
Ahora que lo pienso, no se si debería llamarlo mentira... debo de dejar de leer tanto.

Noah**
-->31 días<--

0 comentarios:

Publicar un comentario