domingo, 27 de abril de 2014 | By: Vïana

27 de abril.


Hacía ya un tiempo que había estado dándole vueltas al volver, pero hasta ahora no he sido capaz de hacerlo; quizá sea porque volver aquí significaba que había vuelto a sucumbir ante mis miedos, la ansiedad, el mal estar... y tal vez tenga razón.

Me siento cobarde y a la vez segura estando aquí, pues no sólo almaceno todos esos sentimientos en palabras, si no que los enfrento desde una nueva perspectiva, desde un nuevo punto de vista del que tal vez sea capaz de luchar.

Y es que al final el mayor problema, la mayor dificultad, es luchar contra ti mismo, y eso es algo en lo que nadie te puede ayudar.

Vamos y de nuevo otra vez.

0 comentarios:

Publicar un comentario